images

 

Las enfermedades de la Comunidad de Montecito.

Mi nombre es Pedro, tengo 9 años y vivo en Montecito, Chile. Donde vivo, a veces llueve mucho, y otras veces no cae una sola gota. Mi padre siempres está de buen humor cuando comienza el verano, porque es la época del año en la que comienzan las lluvias más fuertes. Como él dice, la lluvia trae alimento para la tierra y pàra nosotros. Al lado de mi casa, tenemos una huerta en la que papá y yo hemos cultivado maíz y mandioca. También tenemos un corralito con cerdos y dos gallinas.

 

Siempre ayudo a papá a recoger la cosecha. Mamá también me pide ayuda para recoger los huevos de las gallinas y hacer tareas de casa. Algunos vecinos echan productos en la tierra de sus plantes. Mi padre dice que son sustancias que hacen que los cultivos den muchos más frutos, y que éstos sean más grandes.

 

Como tengo que ayudar a mis padres, no voy todos los días al colegio. En mi clase somos pocos y cada vez menos. El otro día, la profesora Díaz dijo que Lucas no volvería a clase. Cuando ella fue a visitar a la madre de Lucas, le dijo que llevaba varios días en la cama con fiebre y vómitos. Esto ya le ha pasado a muchos otros niños antes.

 

En mi pueblo hay un centro de Salud, y Gustavo es el único enfermero. En su consulta faltan muchas de las cosas que suelen usar los médicos, por eso muchas veces no puede curar a los niños enfermos como Lucas.

 

Dicen que los niños de Montecito enferman porque el agua de nuestro río está sucia. Lo cierto es que algunas veces, por el cauce del Curicó, corren senderos de espuma que parecen venir de la fábrica en la que se hacen pieles. A pesar de ello, mamá y yo tenemos que sacar cubos de agua para regar y dar de beber a los animales, porque ¿de qué otro modo podríamos conseguir el agua?