Heráclito de Éfesos

Todo fluye. Nada permanece.